Tratamiento de fertilidad y presión social

ansiedad por desempleo

tratamiento de fertilidad“¿Cuándo os ponéis vosotros a buscar al bebé?” “Ahora te toca a ti, ¿no?” “¿A qué edad tienes pensado ser madre?” En algún momento de su vida, la mayor parte de las mujeres van a escuchar estas preguntas o muy semejantes. La edad que transcurre entre los 30 y los 40 años es crucial para la reproducción de la mujer y es cuando sienten que las agujas del reloj biológico suenan con mayor fuerza. Según el estudio Clearblue de 2011 , 8 de cada 10 mujeres en esa franja de edad quieren quedarse embarazadas. Aún así, 1 de cada 3 españolas considera que aún hay tiempo para quedarse embarazada por encima de los 45 años. La presión social para ser madre existe y empieza en la propia pareja. Según el mismo estudio, en un 22% de los casos, es el hombre el que pide a la mujer tener un hijo y pocas mujeres se niegan. En el caso contrario, el 5% de los hombres se niegan a ser padres por el momento. Por otro lado, existe la presión de padres, vecinos, amigos, amigas, etc. donde la mujer pasa a formar parte del punto de mira de los que ya han gestado o esperan que ella lo haga.

La edad que transcurre entre los 30 y los 40 años es crucial para la reproducción de la mujer

Aunque el deseo de ser madres comience antes, es más probable que el entorno de la mujer comience a tener hijos entre la franja de los 30 y los 40 años. Es entonces cuando la mujer ve cómo muchas de sus amigas ya son madres y se enfrenta a las incómodas preguntas y siente que el tiempo corre. La amenaza de que a una “se le pase el arroz” es cada vez más acusada. Si todo esto ya genera presión de por sí, imaginemos cómo aumenta para aquella mujer que está sometida a un tratamiento de fertilidad. Es en ese momento cuando a una mujer le cuesta desligar la presión que se ha impuesto a sí misma de la presión social frente al tratamiento de fertilidad.

Según indica el Libro blanco de la infertilidad en España, un 80% de las parejas no inician un tratamiento de fertilidad o lo abandonan, debido al estrés producido por el propio tratamiento y por la presión social. El estrés puede hacer que abandonemos el tratamiento de fertilidad y puede afectar, como hemos visto en otro artículo, a la misma efectividad del tratamiento de fertilidad.

Un 80% de las parejas no inician un tratamiento de fertilidad o lo abandonan, debido al estrés y a la presión social

Un buen tratamiento psicológico es clave a la hora de tener éxito con un tratamiento de fertilidad. Una preparación emocional correcta frente a los pasos del tratamiento y un correcto blindaje ante la presión social ejercida por nuestro entorno nos pueden proteger del temido estrés. Appsy infertilidad es una app creada por destacados profesionales de la salud que de modo constante supervisan su funcionamiento. Está disponible para smartphone, tableta y ordenador portátil y su manejo es muy sencillo. En todo momento podremos compartir los resultados de nuestro tratamiento con el terapeuta escogido, bien a través de notas en la propia app o a través del correo electrónico. Anclada en la corriente cognitivo-conductual, la app nos hará una serie de preguntas con tal de evaluar nuestro afrontamiento del tratamiento de fertilidad: estrés, inseguridad, sentimientos de presión social, etc. Posteriormente, la app nos indicará ejercicios a realizar para que podamos cambiar ese afrontamiento negativo a través de la propia experiencia. Appsy infertilidad puede usarse sola o en combinación con la terapia psicológica presencial.

Si logramos fortalecernos frente a la presión social recuperaremos el control sobre nuestra vida y sobre la otra vida que queremos traer al mundo. Así disminuiremos esos niveles de estrés que tanto pueden afectar a la consecución del fin deseado, esto es, tener un hijo. Appsy infertilidad puede ayudarnos a lograr esa fortaleza.

Tags:

No hay comentarios aún

Deja un comentario

UA-38012227-1